por

El cóndor y el cardón, dueños de la montaña y el silencio.

Un pensamiento seguirá vivo mientras siga ayudándonos a explicar nuestra realidad presente, mientras siga generando controversia y mientras siga despertándonos admiración. Las ideas de Rodolfo Kusch, a no dudarlo, gozan hoy de buena salud. Presentamos aquí una mirada sobre su obra de quien conoció la gestación misma de sus ideas.

 

Nº 1 – diciembre de 2009

Descarga

Enviar link de descarga al correo

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × uno =